Manejo de la Fertilización en Verdeos Invernales

artículos
Ing. Agr. Martín Torres Duggan
Ing. Agr. Ricardo Melgar 
  
Cómo alcanzar altos niveles de producción forrajera y de elevada calidad? 
La menor disponibilidad forrajera durante el período invernal es una limitante importante de los sistemas ganaderos basados en recursos pastoriles. La utilización de gramíneas durante ese período permite solucionar el problema. Sin embargo, para producir en cantidad y calidad es necesario realizar un manejo eficiente de las especies, en donde la fertilización representa una herramienta de gran impacto. En este informe se analiza el manejo de la fertilización de los verdeos invernales para alcanzar altas productividades y de elevada calidad.

Los verdeos y el nitrógeno

La fertilización nitrogenada de verdeos invernales, como avena o raigrás anual posee gran impacto en la productividad forrajera y en la calidad de pasto ofrecido, cuando el fósforo (P) no es limitante. La disponibilidad de nitratos(NO3) durante el invierno es generalmente baja debido a la menor mineralización de nitrógeno (N) proveniente de la materia orgánica (MO). Por lo tanto el agregado de N a través del fertilizante produce aumentos significativos en la producción, a la vez que permite adelantar el primer aprovechamiento.

Para las condiciones ambientales del sudeste bonaerense el agregado de 100-150 kg de N/ha permite maximizar la producción de verdeos invernales (tabla 1).

Tabla1: Eficiencia de fertilización nitrogenada y dosis de respuesta utilizadas en avena y raigrás anual en el sudeste bonaerense.

 

Eficiencia de Fertilización

Dosis de N

Kg de MS de forraje/kg de N

--- Kgs./ha ---

 ------- Tandil  ------- 

  ------- Balcarce  ------- 


  

Avena

Raigrás

Avena

Raigrás

N50

11.5

41.8

27.4

52.2

N100

11.3

33.2

17.7

38.6

N150

  9.9

24.5

19.9

29.7


Adaptado de Guía Práctica de Ganadería Vacuna I Bovinos para carne Región Pampeana. INTA 1998

  

Para que se exprese al máximo el agregado de N a las gramíneas, es fundamental que se disponga de buenos niveles de fósforo disponible (PD) en el suelo. Se deberían alcanzar por lo menos 10-15 ppm (0-20 cm) de PD para obtener respuestas interesantes a la fertilización nitrogenada, e inclusive se han reportado interacciones entre N y P, es decir situaciones en donde la producción obtenida con N o P solos es menor a la encontrada con la combinación de los mismos.

  

Fertilización y disponibilidad hídrica

La disponibilidad de agua a la siembra, junto con el contenido de nitratos son los dos factores más asociados al rendimiento en materia seca de los verderos. En zonas subhúmedas, como las del oeste bonaerense, una vez cubierta la disponibilidad de agua, nuevamente la oferta de NO3 condicionan el nievel de respuesta a la aplicación de N (tabla2).

Tabla 2: Efecto de dos dosis de urea (46% de N) y el contenido inicial de NO3 a la siembra sobre la producción de distintos verdeos de invierno del oeste bonaerense.


Contenido de N-NO3 (siembra) Producción de MS de verdeos de invierno
---------- ppm ----------  Testigo 40 Kg/ha. de urea 80 Kg/ha. de urea
   ---------------- kg/ha  ----------------
< 20  818 1092 (14) 1401 (15)
> 20 1732 1875  (7) 2155 (11)

Entre paréntesis, se indica la eficiencia de uso del N agregado (kg de MS/kg de N aplicado). Fuente: Informaciones Agrnómicas. Vol 1, número 1. INPOFOS. 16 pg.

  

Otros nutrientes limitantes de la productividad forrajera

En últimos años han aparecido casos de respuesta a otros nutrientes esenciales como el azufre (S), micronutrientes, sobretodo boro (B) y zinc (Zn), en determinadas ambientes y sistemas de manejo. Sin embargo, antes de pensar en fertilizar con estos elementos esenciales es fundamental haber ajustado la fertilización con N y P.

Las dosis aplicadas para estos nutrientes son bastante menores a las difundidas para N y P. Para el caso del S, el rango de dosis de respuesta está entre 12-40 kg/ha, para B en 1-2 kg/ha, y para el zinc entre 3-7 kg/ha. El nivel de respuesta dependerá de la fertilidad del lote. Suelos con bajos contenidos de MO (con respuestas probadas a N y P), con uso agrícola prolongado y contenidos de S-SO4 (0-60 cm) menores a 10 ppm son candidatos a presentar deficiencias de S y requerirían del agregado de S vía fertilizante. Para B, el umbral en el suelo es de 0.5 ppm, mientras que para zinc es de 0.5-3 ppm (Mielich I). En la tabla 3 se presentan los resultados de un ensayo en donde la fertilización combinada con varios nutrientes superó significativamente a la fertilización nitrogenada y fosforada tradicionalmente utilizada.

  

Fertilización nitrogenada y Calidad forrajera 

La fertilización nitrogenada aumenta la cantidad de proteína bruta (PB) del forraje a través del incremento del % de N foliar. Mayores niveles de PB podrían mejorar la productividad animal, en condiciones no limitante de energía.

Efecto del agregado de N sobre la calidad de avena y raigrás anual1


Dosis de N

% de N en hojas de verdeos invernales

-- kg/ha -- 

Avena

Raigrás

No

1.73

1.25

N100

2.52

2.05

N150

2.86

2.61


1 Adaptado de Guía Práctica de Ganadería Vacuna I Bovinos para carne Región Pampeana. INTA 1998

   

Tabla 3: Producción de forraje para cada corte y total anual de avena Cristal INTA con diferentes tratamientos de fertilización (kg MS/ha)1.


Tratamientos* Primer Corte Segundo Corte Total

Testigo 915a 755a 1970a
N92 1095b 845b 1940b
N36 P40 1185c 945c 2130c
F comb1 1945d 1922d 3867d

Letras distintas en la misma columna indican diferencias estadísticamente significativas al 5%.
1: Fertilización Combinada: 128 kg/ha de N, 40 kg/ha de P; S, k, y M 44 kg/ha cada uno; 2kg/ha de B y 7.2 kg/ha de Zn. Adaptado de Romero, NA y Ruiz, M de los A. 2000. Revista Argentina de Producción Animal Vol. 20 Sup I. Pags: 175-176

  

¿Siembra de avena o rejuvenecimiento de pasturas?

El rejuvenecimiento de pasturas es una práctica que se ha venido difundiendo en los últimos años debido a que, en muchos casos, se obtuvieron mayores niveles de producción y a menor costo en comparación con la implantación de verdeos invernales. Asimismo, para la zona del sudeste bonaerense es una herramienta de gran utilidad ya que la siembra de avenas presenta dificultades debido tanto a problemas de falta de piso por encharcamiento y a la competencia ejercida por el crecimiento espontáneo de forrajeras provenientes del banco de semillas. La práctica de rejuvenecimiento consiste en aprovechar, estimular y potenciar el nacimiento espontaneo de especies alto valor forrajero (como el raigrás y la cebadilla) provenientes del banco de semillas del suelo. Para que la técnica sea efectiva, la fertilización nitrogenada y fosforada con fuentes solubles es imprescindible.

En la figura 1 se presenta los resultados de un ensayo efectuado en el sudeste bonaerense en donde se comparó la producción de raciones de una avena intersembrada directamente vs. las obtenidas mediante el rejuvenecimiento. La secuencia de rejuvenecimiento fue la siguiente:

  1. Clausura del lote en diciembre, cortándose para heno recién en febrero, con lo cual se aseguró una importante resiembra de raigrás, cebadilla y festuca.

  2. Marzo: aplicación de 4 l/ha de glifosato.

  3. Abril: Fertilización con 200 kg/ha de PDA.

  4. Mayo: Fertilización con 100 kg/ha de urea.

Figura 1

  

Consideraciones finales

Si bien la fertilización es una herramienta imprescindible para aprovechar el potencial productivo de los verdeos invernales, no se debe olvidar que el éxito alcanzado en su utilización es consecuencia de un manejo agronómico integral. En este manejo intervienen otros factores además de los nutricionales (labranzas, manejo de adversidades, selección de especies y variedades, etc.) que deben ajustarse para alcanzar altas disponibilidades forrajeras y económicamente viables.

  

Bibliografía

  • Guía Práctica de Ganadería Vacuna I Bovinos para carne Región Pampeana. INTA 1998 Informaciones Agrnómicas. Fertilización de pasturas y verdeos. Vol 1, número 1. INPOFOS. 16pags.

  • Magnasco, A.J; Otero de Bilbao, L.Rejuvenecimiento de pasturas y su productividad comparada con la siembra directa de avena. CREA Tandil II-Zona Mar y Sierras-31/05/99.

  • Romero, NA y Ruiz, M de los A. 2000. Revista Argentina de Producción Animal Vol. 20 Sup I. Pags: 175-176

 
Algunas especies y variedades recomendadas para zonas de influencia del INTA en la Región Pampeana

Zona de incumbencia

Especies / variedades recoendadas

Gral. Villegas.

Avena: Millauquén INTA, Cristal INTA.
Raigrás anual: Tama
Centeno: Naicó INTA, Remecó, Trenelense

Manfredi

Centeno: Manfredi Suquía, Tetrabal INTA, Choiqué INTA, Naicó INTA,
Avena: Millauquén INTA, Bonaerense Payé.
Cebada: Uñaiché INTA

Barrow:

Avena: : Millauquén INTA, Payé, Suregrain

Bordenave

Avena: Cristal INTA, Millauquén INTA, Máxima INTA, Pilar INTA, etc.
Centeno: Choiqué, D. Enrique INTA, Lisandro INTA, Quehhué INTA, Naicó INTA, etc.
Cebada: Alicia INTA, Uñaiché INTA

Balcarce

Avena: Cristal INTA,Millauquén INTA,Máxima INTA

Fuente: Guía práctica de ganadería vacuna. I. Bovinos para carne Región Pampeana. INTA 1998.

  

 




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta