Uso de Fertilizantes en Canchas de Golf

artículos
Ing. Agr. Dr. Osvaldo Cortamira

Introducción

El Golf es un deporte cuyos orígenes no han sido establecidos exactamente, se cree que son muy antiguos, incluso antes de la era cristiana. Como se juega actualmente, el Golf nació hace aproximadamente unos ciento ochenta años en la Catedral Católica Saint Andrew en Escocia.

El juego de Golf fue descrito por David Forgan (USGA) como "una ciencia que estudia la existencia del hombre, que puede agotarse por si misma, pero jamás someterse". Se lo considera como una disputa, un duelo o una lucha que exige coraje, destreza, estrategia y autocontrol. Es una verdadera prueba de temperamento y de honor, que brinda al hombre la oportunidad de participar en un juego y al gentilhombre la ocasión de actuar. Incluye la relación con amigos, el intercambio social con la posibilidad de ser cortes, amable y generoso con el adversario. Promueve la salud física y la fuerza moral.

Hace más de cuarenta años, el arte de cultivar la cobertura vegetal para una cancha de Golf se fue desarrollando a través del método "prueba y error". El abono del suelo se hacia mediante la incorporación de excrementos no procesados, para el control de enfermedades se utilizaba un producto llamado "Caldo Bórdeles", para el control de insectos se usaba una solución de nicotina y un cuchillo para combatir las malezas. Inclusive el corte del pasto se realizaba mediante el pastoreo de ovejas, de bovinos o naturalmente con conejos salvajes.

Actualmente, la difusión del juego magnifica los trabajos culturales en los campos de Golf. Existe un desarrollo tecnológico con trabajos de genética y biotecnología, de creación de maquinarias específicas, de generación de productos para el control especifico de las enfermedades y los insectos que junto al progreso de técnicas culturales revolucionan constantemente el manejo del cultivo. El objetivo de este trabajo es hacer una pequeña contribución que ayude en el uso de fertilizantes en canchas de Golf.

  

El juego de Golf

El Golf es un juego que esta definido por reglas dictadas conjuntamente por el "Royal Saint Andrews’s Commitment" y por la "US Golf Association". Consiste básicamente en golpear sucesivamente una pelota de Golf de acuerdo con las reglas mencionadas, desde el Tee de salida hasta depositarla en un hoyo ubicado en el Green. Una cancha dispone de 18 hoyos para el juego de Golf. Cada uno esta compuesto por las siguientes áreas verdes: el Tee de salida, el Fairway y los Roughs a través de la cancha y el Green.

El Green es el lugar mas importante de la cancha, es el área que rodea el hoyo y que esta especialmente preparada para el "Putting" (acción de golpear la pelota hasta introducirla en el hoyo). Para el "Putting" se requiere una superficie con un alto índice de rodamiento. Esta característica se logra mediante del cultivo de variedades de pasto seleccionadas exclusivamente para el Green, con alto crecimiento y excelente sanidad. Un buen "green" se logra mediante una alta densidad de siembra y un correcto manejo del cultivo que incluye la regulación de altura y la periodicidad de corte, el control de insectos y de enfermedades, una intensa fertilización y el manejo del riego.

  

Manejo de la fertilización

Los requerimientos nutritivos del Green varían con el riego, con la capacidad para la retención de nutrientes, el clima y el tipo de pasto elegido. Los síntomas de carencia para los principales nutrientes se detallan en la Tabla 1. Un análisis de suelo permite planificar un programa racional de fertilización. En cualquier caso ningún fertilizante puede cubrir todas las situaciones que se puedan plantear y que además, están afectadas por el momento y por el modo de aplicación del producto.

El mejor momento de aplicación para una fertilización con Nitrógeno, Fósforo y Potasio es en primavera y a la finalización del verano o comienzo del otoño.

  

Tabla 1: Principales síntomas carenciales en pastos de greens (Bear J. B., 1973).

Nutriente Inicial Intermedio Avanzado Ocurrencia Condiciones Favorables
Nitrógeno Retraso en el crecimiento foliar, cambio a un verde pálido en hojas viejas básales Clorosis en el filo de las hojas con progresión hacia la base Disminución de brotes, hojas viejas de color tostado, disminución de la densidad foliar, necrosis Alta Suelos gruesos o arenosos, alta lixiviación por lluvias o riego.
Hierro Amarillamiento de hojas jóvenes con activo crecimiento Clorosis de hojas viejas Las plantas se agudizan y los bordes de las hojas cambian a un color blanco. Media-Alta Suelos alcalinos, altos contenido de materia orgánica, exceso de thacht
Potasio Hojas débiles con tendencia al vuelco Mosaico amarillo – verde en hojas viejas Extremo y márgenes de hojas con marchitamiento Media - Baja Suelos sueltos y arenosos, alta lixiviación por lluvias o riego
Azufre Hojas viejas verde pálido Áreas en el bordes con mosaicos verde amarillo Marchitamiento en el extremo de las hojas con progresión hacia la base en ambos lados. Media – Baja Suelos sueltos arenosos con baja materia orgánica, alta lixiviación.
Fósforo Hojas verde oscuro, plantas tienden a marchitarse y se reduce el crecimiento foliar Bordes azul verde opaco, con manchas púrpuras a lo largo de ambos márgenes. Rojo opaco desde las puntas hacia la base, necrosis y marchitamiento general. Baja Suelos ácidos o extremadamente alcalinos, bajas temperaturas.

  

Se recomiendan aplicaciones periódicas de Nitrógeno durante todo el periodo de crecimiento dependiendo del tipo de fertilizante y de la dosis en función del pasto elegido. En veranos con alto stress calórico se debería mantener una dosis reducida de nitrógeno en green de Bentgrass y así como también con bajas temperaturas. Para los Greens de Bermudas se aconseja una fertilización regular durante el periodo de crecimiento, salvo durante la dormancia invernal o en la pausa del crecimiento del sistema radicular e incluso hasta dos o tres semanas posteriores al rebrote foliar.

En Greens de Bentgrass se pueden requerir aplicaciones suplementarias de Hierro y Potasio durante el verano. En Greens de Bermuda se pueden presentar casos de clorosis por falta de Hierro durante el reinicio del crecimiento foliar y la declinación del sistema radicular. Este nutriente se requiere principalmente para mantener el color y la síntesis de clorofila. El potasio se aplica en periodos de stress para mejorar la tolerancia al calor, frío y sequía.

El método de aplicación de los fertilizantes depende de las características del fertilizante principalmente el grado de solubilidad. La forma más común es la distribución en seco mediante un desparramador centrífugo. Esta metodología, es dependiente del tamaño de partícula del fertilizante, ya que puede provocar una retención del producto sobre la superficie foliar quemando las hojas, puede ocurrir con fertilizantes solubles sin riego posterior. Otro problema que surge por ese método, es la remoción del producto durante el corte del green si no se cepilla y se riega luego de la aplicación. Para prevenir estas situaciones se aconseja fertilizar después del corte, evitar el corte después de la aplicación o cortar sin bandeja de recolección.

Con los fertilizantes solubles los problemas de aplicación pueden mejorarse sustancialmente a través de la pulverización del producto y su incorporación por riego posterior. Existen fertilizantes foliares (mezcla de sustancias orgánicas mucho menos agresivas que las sales inorgánicas) que también se aplican sobre el pasto y que se adsorben directamente. En cualquier caso debe tenerse en cuenta al momento de aplicarlos conjuntamente el grado de compatibilidad de los productos ya que pueden presentarse casos de precipitaciones u otras reacciones indeseables entre ellos. No se aconseja combinarlos con aplicaciones de pesticidas.

  

Fertilización Nitrogenada

El exceso de nitrógeno en el Green es un problema de mayor magnitud que una deficiencia. Una excesiva formación de hojas compromete la calidad del rodamiento por una mayor acumulación de Thatch (restos de material muerto no degradado). Además, el excesivo crecimiento foliar genera una mayor susceptibilidad a enfermedades, una reducción de la tolerancia al stress ambiental, una reducción de crecimiento del sistema radicular y un menor potencial de recuperación por disminución de las reservas de carbohidratos. La mejor calidad un Green se logra con un crecimiento foliar reducido y controlado.

En Greens de Bentgrass en los meses de verano los mejores resultados se obtienen para fertilizantes solubles con dosis de 150 g / 100 m2 cada 10 a 15 días de intervalo y para fertilizantes de liberación lenta con dosis de 350 g/ 100 m2 cada 30 días. En Greens de Bermuda se requiere un mayor aporte de nitrógeno, para fertilizantes solubles la dosis recomendable es de 250 g/ 100 m2 cada 15 días o 600 g/ 100 m2 cada 30 días para los fertilizantes de liberación lenta. En caso de suelos sueltos y muy arenosos se recomienda aumentar las dosis de fertilizante para paliar los problemas de lixiviación.

 

Fertilización con Potasio

El Potasio es propenso a lixiviarse, especialmente en suelos arenosos. Para una mayor tolerancia al calor, al frío, a la sequía y al uso intensivo es muy importante la fertilización con Potasio para que haya un buen desarrollo del sistema radicular. Los requerimientos de Potasio son aproximadamente entre el 50 al 75 por ciento en relación al aporte de Nitrógeno. Los momentos más indicados para una fertilización con Potasio son en primavera y al fin del verano. En algunas situaciones se recomienda incrementar la dosis con aplicaciones regulares a intervalos de 20 a 30 días antes de largos periodos de stress.

El cloruro de potasio (60% de K2O) y el sulfato de potasio (50% de K2O) son los productos más utilizados (por precio y calidad). Este último es el más recomendado porque tiene sustancialmente un menor potencial para quemar el pasto y además incorpora azufre.

 

Fertilización con Fósforo

El Fosforo se requiere en menor proporción que el nitrógeno y el potasio en los Greens. Una fertilización con fósforo debería estar precedida por un análisis de suelo. Este nutriente puede aplicarse una o dos veces en el año (primavera y/o verano), es muy raro observar una disminución del crecimiento foliar en Greens por deficiencia en fósforo. Altos niveles de fósforo son muy comunes en viejos Greens de tierra. Hay que evitar un exceso de fósforo en greens con suelos arenosos ya que favorece su lixiviación. Los análisis de suelo pueden confundirse cuando hay aplicaciones de pesticidas arsénicos.

 

Fertilización con Hierro

El hierro es un micro nutriente, cuya deficiencia puede ocurrir en suelos con pH alcalino, con alto contenido de materia orgánica o con altos niveles de fósforo. Cuando se observa una clorosis por falta de hierro, un aplicación foliar de sulfato ferroso o de quelatos de hierro corrigen el problema en una a dos horas después de aplicarlo. El quelato de hierro tiene mayor persistencia residual. Los niveles de aplicación varían de 60 a 90 g / 100 m2 a intervalos de 2 a 4 semanas. En Greens de bermuda con una deficiencia muy severa se podrían aplicar mas de 180 g / 100 m2 sin tener problemas de quemazón foliar. 

  

 




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta