Recuperación de Suelos Dispersivos por medio de Enmiendas

artículos

QUINTERO C.(1) ; BOSCHETTI N.(1); DURAND MORAT A.(2); FETTOLINI S.(2)
(1) Cátedra Edafología, Facultad Ciencias Agropecuarias- universidad Nacional de Entre Ríos – Argentina. cquinter@fca.uner.edu.ar 
(2) Egresados Facultad Ciencias Agropecuarias-UNER

Introducción

En la provincia de Entre Ríos existen suelos denominados genéricamente como "barreros". Se trata de un conjunto de suelos con características similares en cuanto a su comportamiento; después de las lluvias permanecen muy húmedos por un tiempo prolongado y por el pisoteo de los animales se vuelven barrosos y compactos. Tienen un horizonte superficial de textura arcillosa y estructura débil, muchas veces masiva y son de baja productividad. En Entre Ríos se estima que existen aproximadamente 500.000 hectáreas de estos suelos, lo que representa alrededor de un 8% del área total (sin contar el Delta del Río Paraná), a lo que se suma una vasta extensión que es susceptible a degradarse hacia condiciones similares (Plan Mapa de Suelos de la Provincia de Entre Ríos, 1980). Debido a su baja y poco estable macroporosidad, quedan muy húmedos y encharcados después de las lluvias, pero por otro lado, sufren mas rápido la sequía. A un alto contenido de agua durante el período de inundación de la superficie, le continúa una alta tasa de evaporación y secado, seguido del encostramiento de unos pocos centímetros de espesor, que reduce la emergencia de las plántulas y representa una superficie seca donde el movimiento de agua es reducido y predominantemente en forma de vapor, dando como resultado un lento secado del suelo subyacente. Pueden originarse por causas tales como erosión, depositación de material de arrastre, exceso de agua, alto porcentaje de sodio intercambiable o una combinación de estos efectos (Rengasamy y Olsson, 1991; So y Aylmore 1993).

Es conocido que la acumulación de cationes dispersantes como el sodio en la solución del suelo, afecta negativamente algunas propiedades físicas del mismo, tales como la estabilidad estructural, la conductividad hidráulica y la tasa de infiltración, causando una reducción de su capacidad productiva. La corrección de suelos sódicos por la adición de yeso (CaSO4) es una práctica generalizada en algunos países, sobre todos en aquellos en los que la superficie afectada por este problema es significativa. En nuestro país, esta técnica surge recientemente, generando dudas acerca de sus posibles beneficios y materiales a utilizar. También se conoce poco acerca de la interacción entre la sodicidad y la materia orgánica. En suelos sódicos, la materia orgánica ha mostrado tanto incrementos, como disminución de la dispersión de arcilla (Nelson et al. 1998).

Teniendo en cuenta estos antecedentes es que se planteó como objetivo evaluar el efecto del agregado de yeso y su interacción con la incorporación de materia orgánica y fertilizante químico, sobre distintas características físico - químicas del suelo y sobre la producción de biomasa forrajera en suelo "barrero".

 

Artículo completo en Formato PDF - 124 Kb.



  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta