Los Fertilizantes en el Hall de la Fama

artículos
Dr. Ricardo Melgar INTA 
EEA INTA Pergamino 
rmelgar@pergamino.inta.gov.ar 
Julio de 2008

En medio de la crisis agropecuaria más importante del último siglo, las decisiones tácticas y estratégicas sobre la siembra de la campaña se toman o se dilatan en el tiempo. Una de las más importantes en cuanto a la incidencia sobre el costo de producción, pasa por decidir el nivel de uso de los fertilizantes. Casi desconocidos en los planteos de producción hace apenas quince años nomás, los fertilizantes cobraron importancia desde la década pasada. Hoy se vuelve a replantear su uso desde insólitos puntos de vista. No faltan aquellos que simplemente hayan decidido "minerar" sus reservas de nutrientes, es decir, no aplicar fertilizantes, o hacerlos a un mínimo nivel. No obstante, corresponde un análisis sereno y con una proyección hacia delante. El mundo no es el mismo que hace quince años.

El de los fertilizantes es el mercado de commodities mas caliente hoy día, en medio de una crisis alimentaria global, gobiernos e inversores están comenzando a tomarlo en cuenta a raíz de sus altísimos precios. Ahora bien, los productores de fertilizantes son la solución a la crisis alimentaria o son parte del problema?

  

El mercado internacional

La demanda de fertilizantes saltó de 4.5% anual en 2006 a 6% el año pasado, empujando a los productores al límite de su capacidad de entrega. Algunos ya racionan sus entregas entre los compradores más fieles, dejando de lado a los más nuevos. El crecimiento sin precedentes de la demanda global es el resultado de una rápida expansión económica liderada por China e India. A medida que millones de personas salen de la pobreza cada año, éstas demandan y comen más carne y proteínas. Esto resulta en un pico de demanda – y de precios – de los granos forrajeros para ganado. La demanda de etanol también absorbe crecientemente miles de toneladas de maíz en EEUU. Con la prospectiva de ganancias basadas en precios record de maíz, trigo y soja, los productores agrícolas del mundo procuran el aumento de la producción. Y para hacerlo precisan más fertilizantes.

Pero los altos precios y ganancias extraordinarias han expuesto serias tensiones. Recientemente el gobierno de la India acuso a los productores de actuar cartelizados para llevar los precios a niveles anormalmente altos. Alegan que el aumento de los precios de los fertilizantes hace peligrar la seguridad alimentaria mundial. Recuerdan, controversialmente, que éstos son responsables de la generación del 40 % de los alimentos en el mundo. A su vez, como India y otros países subsidian el precio de los fertilizantes. El gasto de este país en los subsidios llegara este año a 22,5 mil millones cerca del presupuesto de defensa.

  

La cadena de valor

La figura muestra las principales relaciones de la cadena de producción de fertilizantes. La crisis financiera de EEUU que condujo eventualmente a una huida de los capitales invertidos en activos financieros a los mercados de commodities fue una de los principales factores pero no el único.

Presiones de parte de la demanda, retroalimentada por el aumento de población y enriquecimiento de su nivel de vida en países de gran masa de gente (India y China), y retracción de la oferta, entre ellas minas de potasio que salieron de producción (Uralkali Berezniki), daños por terremotos (dos plantas de fosfatos en Sichuan, China) y huracanes, (Fosfatos en EEUU) etc. sacaron de producción fabricas de fosfatados.

  

 

Como el rey de los commodities, el petróleo que cada semana rompe el record de precios de la semana anterior, incide fuertemente en toda la cadena, no solo por el impacto en el precio de la urea y nitrogenados, sino de transporte marítimo internacional, Los precios record pueden ser, según algunos analistas, el resultado de haber alcanzado el Peak oil, un momento que se ha definido como el de máxima producción. Y según este concepto, de ahora en más, lo que se consiga comenzará a costar mucho más.

Entre las demás materias primas, lo mismo se dice de las rocas fosfóricas. Las mejores, las más aptas por razones técnicas e industriales, y sobre todo la destinada a exportación son cada vez menos. El mejor mineral de Florida, en EEUU, escasea y es de bastante menor calidad. Las rocas de Marruecos, las mejores del mundo para procesar ácido fosfórico, si bien las reservas son todavía enormes, el discrecional poder de mercado que poseen, proporciona un marco para la colusión (más conocido como acuerdos de precios) ya que tienen acuerdo de provisión con las empresas mas grandes del mundo. Con el petróleo pasa lo mismo, los mejores y más productivos pozos proveen proporcionalmente mucho más petróleo que lo de los pozos mas chico, sobre todo de la fracción que se exporta. Solo la destrucción de la demanda observada en las ultimas semanas, y el final de la siembras en EEUU detuvo el aumento de precios.

  


Fuente: British Sulphur

  

Lo mismo se da con el potasio. Su suba es continua. Los embarques a Brasil, gran consumidor de este nutriente, están pactados en US $ 750 para Junio, $ 850 para Julio y $ 1000 para agosto, costo y flete por tonelada. Imagine el lector las ganancias de las empresas productoras de potasio, así como la evolución del valor de sus acciones.

  

El mercado local

Con referencia al mercado local, es obvio que tenemos una situación diferente. Con casi todos los precios y mercados intervenidos, no es sencillo pronosticar la oferta. Los precios están "pactados" para la urea y para el superfosfato simple que se producen en el país. Dado las relaciones teóricas entre la oferta y la demanda, adonde los ajustes se dan por precio o por cantidad, el congelamiento de precios dictará que probablemente no haya suficiente para todos.

Es fácil imaginar que el "pacto" de Profertil se realizó contra la promesa por parte del gobierno de asegurarle el suministro de gas, pero dicho precio fue fijado en $ 440 cuando en el exterior la urea granulada de exportación (FOB Caribe) estaba en 360 $ /t. Hoy está en $725. Respecto del superfosfato simple, el pacto fue más prudente ya que solo hablaba de una rebaja del 20 % del precio de mercado. También, ésto fue en mayo, cuando el azufre (FOB Canadá) y el ácido fosfórico (FOB Norte de África) estaban en $ 440 y 1400 $/t. Hoy, mediados de junio, los mismos productos están en $ 660 y 2050 $/t respectivamente.

Las relaciones de precios de los fertilizantes con los de los granos, normalmente sirven de referencia como indicador elemental de los términos de intercambio. Con la incertidumbre que surge del precio que va a recibir el productor, por motivos conocidos, y principalmente por la falta del arbitraje de los mercados de futuros, nadie va a aplicar tecnología a ciegas y por lo tanto, sin duda alguna, el gasto en fertilizantes y funguicidas (para trigo) bajaran al mínimo.

La fertilización, es un gasto pensado como un factor de producción, si bien en algunos casos se aplica por necesidad, ya que si no se produce grano. Pero las mas de las veces se aplica voluntariamente en cantidades variables esperando obtenerse mas cereal que si no se aplicara. Este plus de producción es bien conocido por el productor y el resultado de las cuentas iniciales que surgen del probable beneficio que obtendrá ante el descomunal incremento del costo que va a incurrir, lo desalientan de seguir adelante.

Falta bastante aun para ver el desenvolvimiento de los acontecimientos, por lo pronto los importadores han hecho acopio de productos comunes como el fosfato mono y diamónico, así como materia prima para las manufacturas locales de UAN y Superfosfato simple. Estará disponible para la cosecha gruesa. La evolución del conflicto y sus consecuencias económicas directas (= % de retenciones) son la pieza clave para avanzar en el pronóstico.

  

El futuro mediato

Así como comentábamos sobre el momento del Peak oil, y lo que implica su concepto fundamental, es momento de contar lo que dicen sus oponentes. Sencillamente cuando un producto sube de precio, se desplazan los valores que indican la conveniencia de inversiones para obtener más del producto. Es decir, proyectos de ampliación o de nuevas instalaciones que antes no eran rentables con el precio anterior, ahora sí lo son. El caso testigo típico es el de Potasio Río Colorado en Neuquén, en manos de Río Tinto. Por anos, estuvo ofrecido en venta a las empresas o bien requiriendo aportes de capital para explotarlo. Se hizo realidad en parte con la devaluación del 2002, cuando Río Tinto compra la opción y ahora se anuncia su realización. En 1996, el cloruro de potasio estaba en $ 80 y hoy está casi diez veces más.

El mercado esta respondiendo: Con estos precios hay muchísimos proyectos en marcha en distintos estadios de madurez y construcción. Nuevas plantas y minas están en estudio, en desarrollo o en marcha. Pero muchas de las nuevas plantas cuestan millones de dólares y toman entre tres y cinco años entre el plano del proyecto y la producción. Lapso que se estima que durará esta situación anormal. La limitante puede ser, como se comentó, la disponibilidad de materia prima, pero también se invierte mucho en exploración de nuevos yacimientos.

Lo que se piensa es que el principal característica será la concentración de las fuentes de insumos estratégicos en cada vez menos operadores. Dada las características de la globalización, no se puede hablar de países, ni de corporaciones exclusivamente. Muchas son empresas privadas o de gobiernos pero muchas son publicas. Pero son pocas empresas. Media docena de empresas dominan el mercado global de fósforo y otras tantas del de potasio.

La característica cíclica de los precios de commodities indica que en el mediano plazo, el ritmo de aumento de la capacidad instalada de fertilizantes alcanzará el ritmo de aumento de la demanda y los aumentos de precios comenzarían a declinar. Con el petróleo y gas, la situación puede ser diferente pero hay proyectos de inversión que incrementarán la capacidad de exportación de urea en 4.78 millones de t para fines de 2008, (Plantas en Irán, Omán, Egipto, Nigeria y Rusia). Mientras que la expectativa de crecimiento del comercio internacional de urea es de 1,6 millones, el balance indicaría un surplus de 3.18 millones de t.

Mientras tanto los Fundamentals primarios, aumento de población continúa, se ha agregado ahora la demanda de fertilizantes para la producción de biocombustibles. Por ello es que mientras en los mercados mundiales los precios de los granos continúen en aumento, los productores estarán dispuestos a sostener y validar los aumentos de precios de fertilizantes solicitados por los exportadores de fertilizantes con una minima destrucción de demanda. Aun así, la pregunta que sobrevuela es como hará el mundo en 2030 para alimentar a 2 mil millones más de personas. La respuesta yace en una industria que hasta hace poco, no figuraba en la agenda de los políticos y de los inversores. Esto está cambiando rápidamente.

En el caso de Argentina, la evolución de la "sensibilidad" del gobierno a estos cambios y su rapidez y eficiencia de intervención sobre los mercados hará posible que la demanda no caiga. Si eso no fuera así, el proceso de descapitalización de nutrientes de nuestros suelos continuará.

Dada la vocación indiscutible de productora de alimentos y sobre todo de granos y carnes de nuestro país. La dependencia estratégica del país a los fertilizantes aumentará, pero menos que en Brasil por el uso intensivo de éstos en este país. A largo plazo sin embargo, no hay dudas que sostener la competitividad en la producción de granos requerirá la aceitada relación entre los proveedores y comerciantes de granos y de fertilizantes, a todas las escalas, desde la chacra hasta el comercio marítimo internacional.

  

 




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta