Informe de los Ensayos de Calidad en Trigo en el Sur de Buenos Aires1

artículos
1Resumen de Informes 2004 presentados por Ing. Agr. Hernán Echeverría (INTA Balcarce); Ing. Agr. Ricardo Bergh, (INTA Barrow), e Ing. Agr. Tomas Loewy (INTA Bordenave).
Módulo de Investigación Asociación Civil Fertilizar-INTA
  
La Asociación civil Fertilizar desarrolla junto con el INTA investigaciones desde el 2003 tendientes a generar información para el manejo del trigo para aumentar la calidad comercial y panadera. Ya en el tercer año de ejecución de este módulo, presentamos el resumen de los resultados de la campaña 2004/2005. Si bien se refieren solo al área triguera del Sur del país, ésta es el área con mayor extensión. Los resultados apuntan al claro efecto del N en la obtención de altos rendimientos y calidad. La aplicación de altas dosis de N aumenta no solo el rendimiento sino el contenido de proteína y de otras características relacionadas con la aptitud panadera.

En la región pampeana, se ha producido durante los últimos años un incremento en la superficie dedicada a la agricultura, junto con una mayor tecnología aplicada en los cultivos. Esto ha provocado un intensivo uso del suelo la fertilidad nativa por lo que frecuentemente se observan en la región deficiencias de algunos nutrientes tales como el nitrógeno (N) en los suelos de la región. Debido al elevado requerimiento de N por los cultivos de trigo, se han observado respuestas generalizadas a la aplicación de N en la mayoría de los sistemas productivos de la región pampeana. Por dicha razón, se han realizado estudios tendientes a incrementar la eficiencia en la utilización de los fertilizantes nitrogenados.

La metodología más difundida de diagnóstico de N para el cultivo de trigo, se basa en la medición del contenido de nitratos en suelos (0-60 cm) al momento de la siembra. Se ha reportado que los cultivos bajo labranza convencional no responden al agregado de N si el contenido de N-NO3- más el aportado por el fertilizante es mayor a 100-110 kg/ha (Garcia et al., 1998) o 125 kg/ ha (González Montaner et al., 1991). Para siembra directa, Calviño et al. (2000) determinaron un umbral de 150 kg/ha de N-NO3- por encima del cual el cultivo no respondió al agregado de N. En los trabajos mencionados, la determinación de N-NO3- se realizó antes de la siembra del cultivo y el N se aplicó al estadío de 2 o 3 hojas del mismo, práctica que no es habitual en los productores. Estos realizan el análisis de suelo, y la aplicación de N generalmente antes de la siembra o al macollaje del cultivo.

En Balcarce, Melaj et al (2000) determinaron que la eficiencia de recuperación del N del fertilizante por el trigo fue del 46 y 56% para la fertilización al momento de la siembra y al macollaje, respectivamente. Además, el N aplicado al macollaje tuvo como principal destino el grano, lo que permitió aumentar la proteína del mismo. Sin embargo, en el oeste de la provincia de Buenos Aires, Díaz-Zorita (2000) reportó un mayor rendimiento y eficiencia de uso del N cuando el mismo fue aplicado al momento de la siembra, respecto de la aplicación al macollaje del cultivo, comportamiento atribuido a una menor disponibilidad de agua luego de dicho estadío. En Chivilcoy, García et al. (2001) determinaron incrementos de rendimiento y calidad de trigo bajo siembra directa por aplicaciones fraccionadas de N (en macollaje, y foliar), sin embargo, la magnitud de la respuesta varío con los cultivares.

Si bien ha sido ampliamente reportado que la fertilización nitrogenada entre siembra y macollaje incrementa el rendimiento, su efecto sobre la concentración de proteína en grano es variable y asociado a la disponibilidad hídrica para el cultivo (Tanoni et al., 1998). Algunos trabajos indican que, la fertilización nitrogenada en el período cercano a la antesis, mientras que no afecta el rendimiento en grano, provoca una mayor concentración de N en los granos. Como consecuencia, se ha registrado una disminución en el porcentaje de granos panza blanca, incrementos en la concentración de proteína en grano y en el porcentaje de vitriocidad de los mismos (Echeverría y Studdert, 1998; Bergh et al., 2000). También, se ha reportado que esta práctica mejora algunos parámetros relacionados con la calidad panadera de las harinas (Gooding y Davies, 1992).

A los efectos de maximizar el rendimiento y la calidad de los granos en trigo resulta necesario evaluar alternativas de fertilización nitrogenada, en lo que respecta a la eficiencia de aplicaciones al macollaje en relación a aplicaciones fraccionadas en estadios tardíos. En ensayos realizados durante la campaña 2003 en cultivos de trigo en el sudeste bonaerense bajo labranza convencional, se determinó que los mayores rendimientos se obtuvieron por aplicaciones de dosis elevadas de N (200 kg/N ha) en forma fraccionada. Si bien el aumento de las dosis de N aplicadas al macollaje provocaron significativos incrementos en rendimiento de grano, los incrementos en el contenido de proteínas y trabajo alveográfico fueron menores. Por el contrario, al incrementar las dosis de N en antesis del cultivo si bien el rendimiento no fue incrementado, se registraron aumentos en los valores de proteína y trabajo alveográfico.

Resulta necesario confirmar los resultados obtenidos en la campaña anterior para situaciones bajo siembra directa. Por lo tanto, los objetivos de estos ensayos han sido:

a) Evaluar alternativas de fertilización nitrogenada en trigo tendientes a maximizar la calidad de los granos.

b) Evaluar metodologías de monitoreo del estatus nitrogenado del cultivo como diagnóstico de requerimiento de aplicaciones demoradas de nitrógeno.

 

Metodología

Se implantaron seis ensayos de trigo en localidades del Sur de Buenos Aires en la Tabla 1 se describen, así como las principales características de fertilidad y tipo de suelo, y manejo agronómico.

Los ensayos se realizaron en un diseño en bloques al azar con tres o cuatro repeticiones. Los tratamientos consistieron en distintas dosis de N en aplicaciones divididas de urea al macollaje, combinadas con pulverizaciones de urea en solución al 10% en distintas dosis realizadas al momento de emisión de hoja bandera (Zadoks 39) y de la antesis (Espigazón: Zadoks 65) según se muestra en el cuadro siguiente. Las dosis de las aplicaciones al macollaje se definieron según los valores de N disponible a la siembra (Ns: N-NO3-). Los sitios además contaron con aplicaciones variables de N a la siembra junto con el P necesario. Se presume que este N aplicado está incluido en la evaluación del N disponible a la siembra.

  1. Testigo

  2. 120 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje

  3. 160 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje

  4. 200 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje

  5. 160 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje + 30 N en antesis

  6. 120 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje + 20 kg N/ha en antesis

  7. 120 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje + 30 kg N/ha en antesis

  8. 120 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje + 40 kg N/ha en antesis

  9. 120 kg N/ha (Ns + Nf) en macollaje + 20 kg N/ha en hoja bandera + 20 kg N/ha en antesis

Se realizaron determinaciones de índice de verdor con el Minolta SPAD en hoja bandera expandida (Z40) promediándose lecturas en 20 hojas por parcela. A la cosecha se determinó rendimiento, humedad y sus componentes. Sobre muestras de granos de cada tratamiento se determinaron peso de 100 granos y otros parámetros de calidad panadera como ser: contenidos de proteína, de gluten y alveograma.

  

Resultados

Los rendimientos fueron muy variables en cada sitio, como resultado de las diferentes escenarios climáticos, de suelos y de manejo. Los testigos oscilaron entre 2,23 en Cnel. Dorrego y 4,52 t/ha en Cnel. Suárez. Sin embargo a los efectos de mostrar las tendencias generales se presenta analizados en conjunto, destacándose en el informe los desvíos más importantes

El incremento de las dosis de N aplicadas al macollaje provocaron claros incrementos en rendimiento de grano (Figura 1), hasta la dosis de 200 kg/ha de N, sugiriendo que los valores antes citados de 100, 125 o 150 como máximos a considerar en los programas de fertilización pueden presentar limitaciones para alcanzar altos rendimientos con las variedades actualmente en cultivo. Las respuestas absolutas oscilaron entre 0,85 (T. Arroyos) hasta 3,53 t/ha (Balcarce) de incremento entre el testigo y la dosis de 200 kg/ha. Y en promedio se obtuvieron 12,8 kg de grano por kg de N total, es decir sumando al N inicial disponible, en promedio (51 kg/ha de N) y el aplicado al macollaje.

Estas dosis crecientes de N resultaron en un importante aumento promedio del nivel de proteína, equivalente a 0,02 % por kg de N, o bien 2% por cada 100 kg N/ha. Estos datos sugieren que la sola aplicación al macollaje está vinculada al contenido de proteínas en el grano. Sin embargo, el N aplicado con posterioridad, a la espigazón tiene mas del doble mayor eficiencia para aumentar este valor, equivalente a 0,05 % por kg de N aplicado a la antesis. Y al contrario de las aplicaciones al macollaje, las pulverizaciones con solución de urea no resultaron en aumentos de rendimientos; no obstante debe considerarse que antes se habían aplicado 120 kg/ha de N al macollaje.

  

Figura 1. Rendimiento y contenido de proteína en grano de trigo en función de dosis crecientes de N aplicadas solo en macollaje y combinadas con una aplicación en antesis durante la campaña 2004. Promedio de los seis sitios.

  

Los aumentos de proteína por las aplicaciones de N fueron muy variables. No obstante, para las aplicaciones al macollaje, éstas oscilaron entre 0,5 % y 4,6% para Mar del Plata y los dos sitios en el sudoeste (Bordenave y Cnel. Suárez) respectivamente. Para las aplicaciones a la antesis, las diferencias fueron desde levemente negativas (-0,1%) en Mar del Plata hasta 1,8% en Tres Arroyos.

Los contenidos de proteína estuvieron altamente relacionados con otros parámetros de calidad panadera como el contenido de gluten o valor de farinograma W. Pero negativamente relacionados con el peso de grano, que no mostró variaciones, excepto una leve tendencia a aumentar con el N aplicado al macollaje, (Tabla 2). Estas relaciones se visualizan en la similitud de la figura 1 con la 2 en lo que respecta al efecto de los tratamientos (Figura 2). Sin embargo esto no debería generalizarse ya que la calidad panadera depende en gran medida de las variedades, y algunas variedades responden mejor que otras al agregado de N, si bien casi todas responden aumentando el contenido de proteína en el grano, no siempre esto se traduce en un aumento de la fuerza de la masa, indicador de la calidad para panificación. De hecho las correlaciones entre W y proteína y gluten son menores que las entre proteína y gluten. Asimismo, el efecto del N no fue el mismo en estas variables cuando se aplicó al macollaje que a la antesis.

 

Tabla 2. Coeficientes de correlación ( r ) entre los contenidos de proteína, de gluten y el trabajo alveográfico de las harinas (W) y peso de 100 granos. Promedios de tratamientos de los seis sitios de la campaña 2004. 

  Proteína Gluten W P1000g
Proteína - 0.92 0.57 -0.22
Gluten   - 0.66 0.10
W     - 0.10
P1000g       -

  

  

Figura 2. Contenido de gluten en grano de trigo y resultados de farinograma (W) en función de dosis crecientes de N aplicadas sólo en macollaje y combinadas con una aplicación en antesis durante la campaña 2004. Promedio de los seis sitios en W, y de 4 sitios para Gluten.

  

La posibilidad que estas respuestas tanto en rendimiento como en proteína u otras variables relacionadas con la calidad pudieran ser predichas o diagnosticadas a través de las modernas herramientas como el clorofilómetro SPAD Minolta, vienen siendo investigadas por los distintos grupos. En la Figura 3 se presenta la relación entre las lecturas SPAD, y los resultados obtenidos de rendimiento en grano y contenido de proteínas en los seis sitios. Si bien la relación existe y es obviamente positiva, es decir, mayor "verdor" implica más contenido de N en la hoja bandera, y de allí, rendimientos de grano más altos y mayores contenidos en el grano, ésta no es muy ajustada, por la razón que los distintos efectos ambientales generan un error lógico. Es claro que hay distintos grupos de datos de los distintos sitios, y que serán discutidos en detalle en los informes finales.

 

 

Figura 3. Relación entre las lecturas de "verdor" con el clorofilómetro SPAD y los rendimientos y contenido de proteína en grano de trigo. Resultados promedios de seis sitios, campaña 2004.

 

Consideraciones finales

Los resultados obtenidos confirman en líneas generales a los de la campaña 2003. En tal sentido, podría concluirse que el incrementar la dosis de N aplicadas al macollaje del trigo aumenta los rendimientos, y los contenidos de proteína en el grano. Las aplicaciones en el momento de la antesis tienen mayor eficiencia en el aumento del contenido de proteína, pero no tienen casi efecto sobre el aumento de rendimiento. Por esto, las aplicaciones fraccionadas representa, en general, el doble efecto del aumento de rendimiento y del contenido de proteína, a un costo menor de N fertilizante nitrogenado. Las relaciones entre proteína y otras variables de calidad panadera precisan de estudiarse más en detalles según la variedad. Tanto el rendimiento como la calidad presentan muy buenas relaciones con el valor de SPAD medido en la hoja bandera indicando un gran valor en el diagnostico de la necesidad de N aplicado en antesis para el logro de una mejor calidad de grano. El análisis conjunto de las campañas 2003/04 y la de 2005/06, seguramente mejorarán la precisión de estas conclusiones y la eficiencia de las recomendaciones generadas para el trigo cultivado en el Sur de Buenos Aires.

 

Referencias

Calviño P, Redolatti M. 2000. Diagnostico de nitrógeno en trigo con variedades de distinto potencial de producción. Actas XVII Congreso Argentino Ciencia del Suelo. III-24.

Calviño PA, Echeverría HE y Redolatti M. 2000. Trigo en siembra directa en el Sudeste Bonaerense: Diagnostico de necesidades de nitrógeno en función de la fertilización fosfatada. Actas XVII Congreso Argentino Ciencia del Suelo. III-14.

Diaz Zorita M. 2000. Efecto de dos momentos de aplicación de urea sobre la producción de grano de trigo en Drabble (Buenos Aires). Ciencia del Suelo 18:125-131.

García F, Fabrizzi K, Berardo A, Justel F. 1998. Fertilización nitrogenada de trigo en el sudeste bonaerense: respuesta, fuentes y momentos de aplicación. Actas XVI Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo. Carlos Paz. Córdoba. 109-110.

García R., Annone J.G., Martín A.J., Mac Maney M., Regis S. 2001. Efecto del nitrógeno sobre el rendimiento y distintos parámetros de calidad industrial de distintas variedades de trigo pan (Triticum aestivum L.). V Congreso Nacional de Trigo. Carlos Paz. Córdoba. CD.

Gonzalez Montaner JL, Maddoni GA, Maillard N, Posborg M. 1991. Optimización de la respuesta a la fertilización en el cultivo de trigo a partir de un modelo de decisión para la subregión IV (Sudeste de la provincia de Buenos Aires). Ciencia del Suelo 9:41-51.

Melaj, M.A.; Echeverría, H.E.; Studdert, G.A.; Andrade, F.; Bárbaro, N.O. y López, S.C. Acumulación y partición de nitrógeno en el cultivo de trigo en función del sistema de labranza y momento de fertilización nitrogenada . XVII Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo. Mar del Plata. Abril 2000. Actas en CD, 4 pág.

  

  

  

Tabla 1. Características de los sitios experimentales y de manejo de los cultivos.

Localidad

Tipo de Suelo

Antecesor

P

M.O.

pH

Nd 0/60

Siembra

Fecha de Aplicación N

 

 

  

ppm

%

 

kg/ha

 

Macollaje

H. Bandera

Antesis

Balcarce

Argiudol típico

Soja

5.5

5.7

6.1

57

20-Jun

23-Ago

06-Nov

26-Nov

Mar del Plata

Argiudol típico

Maíz

6.5

5.6

5.9

81

15-Jun

23-Ago

26-Oct

23-Nov

Tres Arroyos

Argiudol Petrocálcico

Girasol

6.3

3.9

6.5

42

13-Jul

20-Sep

28-Oct

15-Nov

Cnel. Dorrego

Hapludol típico

Girasol

6.9

2.9

6.4

37

15-Jul

21-Sep

28-Oct

16-Nov

Bordenave

Haplustol éntico

Prad. mixta

10.0

1.3

6.3

60

03-Jul

16-Sep

28-Oct

16-Nov

Cnel. Suárez

Argiudol típico

Soja

44.0

4.6

6.6

30

01-Jul

14-Sep

27-Oct

12-Nov

  

  

  




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta