Guía rápida sobre Biocombustibles

artículos
Shell International Limited
Vei-Bion 1; Published 2 November 2007

Definición

Los biocombustibles son combustibles hechos a partir de biomasa, esta es materia orgánica u organismos recientemente vivos y sus subproductos. Por lo tanto, se pueden hacer de todas las clases de plantas o animales y como de sus diversas partes. O también de partes que utilizamos para producir alimentos o los desperdicios que retornan al campo.

 

¿Por qué se cuestionan los Biocombustibles?

Los Biocombustibles no son nada nuevo, por milenios la humanidad ha quemado madera, carbón vegetal y secado los excrementos animales para generar calor. Sin embargo, en los últimos siglos, se han extraído por debajo de la superficie terrestre combustibles fósiles, aceite y gas natural. Éstas son formas de biomasas densas, separadas convenientemente en formas sólidas, líquido o gaseosas. El mundo industrializado ha construido sus sistemas de calor, electricidad y transporte alrededor de ellas, ya que han sido relativamente baratas. El petróleo ha sido el principal combustible para el transporte, porque es un líquido con gran capacidad energética, siendo que hoy los automóviles consumen la mitad de la producción del petróleo crudo del mundo. Hay interés en los biocombustibles, ya que podrían ser una alternativa energética para el transporte y hacer accesible el petróleo en el largo plazo. Los biocombustibles disminuirían la dependencia del petróleo y podrían producirse en el país de consumo.

 

El cambio climático

El aspecto más importante de los biocombustibles sería que podrían capturar el CO2 del aire. El medio ambiente está sufriendo un impacto por la quema de combustibles fósiles, que aumentan los niveles de CO2 en la atmósfera. El transporte consume alrededor de un cuarto de la energía (automóviles el 10%), y la demanda sigue en aumento. Siendo que de los actuales 900 millones de vehículos en el mundo, la cifra podría incrementarse a 2 mil millones a mitad de este siglo.

 

Combustibles convencionales o la primera generación de Biocombustibles

Cuando se elegió el material orgánico o materia base para la generación de Biocombustibles, la primera mirada fue hacia los cultivos que tienen alta energía y se pueden producirse regularmente en cantidades grandes. El biocombustible más popular es el etanol, que es normalmente extraído a partir del tallo de la caña de azúcar, maíz o trigo. Estas plantas poseen una cantidad importante de almidón o azúcar, la cual se convertirá en etanol vía fermentación básica. El segundo Biocombustible más difundido es el EMAG ó FAME (ésteres metílicos del ácido graso), que se extrae a partir de la canola, palma o de la soja. Por medio de un proceso básico llamado transesterification, el aceite de estas plantas se convierte en una clase de combustible diesel.

 

Mezclando con gasolina y diesel

En teoría, etanol y FAME se pueden utilizar en la forma pura para el combustible del transporte, pero en la actualidad la mayoría de los motores no están diseñados para utilizarlos. También, tienen algunos defectos como combustible (e.g. el etanol absorbe el agua, pudiendo causar corrosión en el motor; mientras que el FAME tiene una tendencia a congelar en condiciones ásperas o rugosas. Sin embargo, el etanol se puede mezclar en concentraciones bajas con gasolina y FAME con el diesel. Los motores estandart pueden funcionar sin problema con una mezcla de entre el 5% y el 10%. (B5 o E10). Para concretar esto y que los consumidores no vieran la diferencia., los surtidores de combustible necesitan de una infraestructura especial para poder mezclar ambos tipos de combustible (especialmente tanques y bombas).

 

Los vehículos de avanzada

Muchas automotrices han modificado sus diseños en favor del funcionamiento con mayor cantidad de mezclas con biocombustibles. Sin embargo aún en altas concentraciones, el etanol posee un contenido en energía más bajo. Esto significa una menor autonomía o distancia por litro. No obstante, las ventas de estos vehículos mejorados se han incrementado y las compañías de combustible están instalando bombas especiales para E85 o B100, con sistemas paralelos del almacenaje y distribución.

 

Carbonos neutrales

Los biocombustibles y combustibles fósiles emiten casi la misma cantidad de CO2 cuando son utilizados en automotores. La diferencia es que la materia prima orgánica utilizada para biocombustibles, extrajo la misma cantidad de CO2 del aire durante su crecimiento, en el caso de plantas a través del proceso de fotosíntesis. Esto dejaría un balance neutro en el ambiente. La materia orgánica de los combustibles fósiles, originalmente de también absorbieron CO2 hace millones de años y están muy lejos de balancear las emisiones de hoy.

 

La rueda de CO2

La reducción de CO2 depende exclusivamente de la materia prima orgánica que esté capturando del medio antes de quemada como biocombustible. Algunos factores a considerar para medir la vida y ciclo del carbono, serán medir también las emisiones incluidas por la quema de combustibles para generar fertilizantes, secar y moler los granos, maquinaria agrícola y los diferentes transportes del para abastecer el mismo biocombustible.

 

La situación del CO2 hoy

Aunque no exista un acuerdo para calcular las emisiones de CO2, la metodología que se utiliza es en base a la utilización de la rueda. Se dice que una variedad de maíz típico, produce solo entre el 10% y el 30% menos de emisiones que la gasolina, las variedades de trigo británicas un poco más del 50% y las más eficientes son las variedades de caña de azúcar del Brasil, que producen un 90% menos de emisiones de CO2 con respecto a la gasolina. Algunas variedades de etanol y FAME son más cuestionables con algunas estimaciones que la producción contribuye a generar más CO2 en vez de menos, debido a los procesos intensivos requeridos para obtención de la energía y una agricultura más intensa.

 

El esfuerzo colectivo

Si la gasolina admite el 10% de biocombustible, esta mezcla disminuiría las emisiones de CO2 en los vehículos entre el 3% y 8%. Con un vehículo mejorado el ahorro sería mayor a pesar de la menor autonomía del combustible E85 (contenido de energía más bajo por el etanol). Esto recordaría que la reducción de CO2 en el transporte no es apenas una cuestión de combustible, sino también de tecnología automotriz y comportamiento del consumidor. Para capturar en forma real el CO2 generado por el transporte, los surtidores debieran abastecerse de combustibles bajos en carbono, las automotrices generar vehículos más eficientes y los consumidores debieran conducir mejor y utilizar más los transportes públicos (tranvías, trenes, colectivos, etc.).

 

Estandarizar la práctica

En muchas publicaciones los temas están vinculados a la producción de etanol y FAME, particularmente en países en vías de desarrollo y climas tropicales. Se necesitaría cierto resguardo para áreas de trabajo infantil, transitorio, protección de los derechos humanos y sobre los derechos a tierras genuinas de comunidades. Además de la importancia de los biocombustibles, es necesaria la preservación biodiversidad ambiental sobre habitats o especies en extinción, suelo y agua.

 

La competencia por alimento

La producción de los biocombustibles depende de la disponibilidad de las materias primas agrícolas que son utilizadas. La producción de caña de azúcar, maíz, trigo, canola, palma y de soja no puede subir tan fácilmente como para reunir la demanda de combustibles estimada para el transporte global. Será así por lo menos sin incrementar en forma masiva el área cultivada y expandir las fronteras agrícolas, especialmente en un momento donde crece aceleradamente la demanda de alimentos.

 

La segunda generación o la próxima generación de biofticis

En un futuro los próximos biocombustibles serán aquellos que las materias primas no sean utilizadas para producir alimentos, tengan un potencial de ser generados en grandes volúmenes y eviten la competencia en áreas agrícolas. El desafío técnico es generar y convertir estos materiales, asegurarse de que la producción de CO2 disminuya, proveer y distribuir una gran cantidad combustible comercialmente viable. La producción de biocombustibles de nueva generación serán costosos, pero más difícil será convencer a gente que pague por la ventaja ambiental que generen, la reducción CO2. Finalmente esto demostrará una alternativa sobre los combustibles convencionales.

 

 




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta