Fertilización del Arándano

artículos
Equipo del Proyecto Fertilizar - INTA Pergamino

El ARÁNDANO es un grupo de especies pertenecientes al genero Vaccinium, originario del hemisferio norte. El área de dispersión se extiende desde zonas con inviernos largos y muy fríos (este de Canadá) hasta zonas de clima más templado y subtropical como el de la Florida. Dichas especies evolucionaron en suelos minerales, ricos en materia orgánica y de reacción ácida.

Estas adaptaciones definen los requerimientos agroclimáticos y consecuentes prácticas de manejo que se esbozan a continuación.

  

- Suelos: El arándano, si bien tiene sus requerimientos de fertilización, no son exigentes en nutrientes (incluso son sensibles a los excesos). Las mayores exigencias están en el pH y la fertilidad física. El rango de pH más adecuado es entre 4.5 y 5.2 y los suelos tienen que ser sueltos y de buena porosidad. Los requerimientos de acidez se relacionan directamente con la nutrición mineral de la planta. En tanto, las características físicas, los suelos sueltos son fundamentales para ofrecerle al sistema radicular, superficial y débil, el ambiente adecuado que necesita para poder tener buena capacidad exploratoria. Desde el punto de vista hídrico el arándano es sensible tanto al déficit como el exceso de agua, otra razón importante que explican los requerimientos edáficos mencionados.

 

- Manejo de suelos: Aquellos lugares que no sean naturalmente aptos desde el punto de vista de los suelos para el cultivo de esta berries (suelos sueltos bien drenados de pH ácido y alto contenido de materia orgánica), deberán adecuarse a tal fin, de ser posible. De lo contrario no es recomendable realizar la inversión en ese sitio. Las medidas culturales que normalmente se recomiendan con respecto a la preparación del suelo apuntan a:

  • Corregir el pH (con azufre, por ejemplo),

  • Modificar los niveles de materia orgánica (subirlos, de ser bajos, con el agregado de materia orgánica preferentemente de reacción ácida)

  • Hacer todo lo necesario para impedir que el sistema radicular pueda, en algún momento encontrarse en una situación de anegamiento (plantar en camellones, cambiar la textura de los camellones con el agregado de corteza, aserrín, subsolar el horizonte "B textural" muy arcilloso y compacto para evitar la formación de pseudonapas, etc.).

Los fertilizantes deberían aplicarse debajo de la línea de riego y en lo amplio de la banda. El transporte natural del agua y de los nutrientes de un sitio a otro del arbusto es pobre por tal razón el fertilizante debe ser aplicado en un sitio de la planta.

La aplicación del fertilizante se debe realizar alrededor del arbusto o al menos en ambos costados de las hileras.

La aparición de coloración marrón en puntas y bordes de hojas indican que se fertilizo en exceso o que se fertilizo demasiado cerca de la corona, o una desigual distribución del fertilizante; se aplicó fertilizante en período de sequía o se usaron fertilizantes con alto contenido de sales.

 

Los arándanos tienen bajos requerimientos de nutrientes y son sensibles a los excesos de fertilizaciones.

 

La cantidad de fertilizante requerido para un mejor crecimiento de la planta depende de la estructura del suelo, grado de erosión y del manejo de ese suelo.

Se debe muestrear el suelo en el otoño desde la zona de las raíces cerca del riego, de varias plantas ubicadas al azar en la plantación completa. Las áreas que se muestran como problemáticas deberían tener muestras separadas.

Es prudente incluir además en los análisis de suelo los datos de calcio y magnesio. La relación óptima de Mg/Ca debería ser 1:10 y la relación P/Ca 1:5.

Los análisis foliares son mas útiles que los de suelo dado que te determinan las cantidades correctas de nutrientes que esta tomando las plantas.

Una planta poco vigorosa, hojas color verde pálido y caída temprana a menudo indican baja fertilización. Las deficiencias mayores que un productor debería tener en cuenta son las de nitrógeno, magnesio, hierro y en menor grado de potasio y boro.

 

En el próximo párrafo abordaremos las necesidades de cada nutriente en particular:

  

a) Nitrógeno

Es el elemento que a menudo mas falta en el campo, resultando en una palidez uniforme o amarillamiento en la superficie entera de la hoja.

Las recomendaciones comunes son 45 kg/ha/año, pero esta cantidad debe ser chequeada con el análisis de suelo. La forma en la que se encuentra el fertilizante nitrogenado es muy importante para el crecimiento de los arándanos. Si la planta recibe nitrato como fuente de nitrógeno solamente, tiene un pobre crecimiento y muestran deficiencias de nitrógeno y hierro, ya que los nitratos son fácilmente perdidos y absorbidos pobremente por la planta, además los nitratos aumentan el pH del suelo.

Si se usa nitrato de amonio como fuente de nitrógeno solamente se reducen los rendimientos y resulta en un tamaño menor del fruto.

Adicionar nitrógeno en la forma de amonio puede incrementar el crecimiento de la planta, remover síntomas de deficiencia y contribuir a bajar el pH.

Este es la forma de fertilizante nitrogenado que prefieren las planta de arandanos y su fuente más usual es la urea o sulfato de amonio.

Cuando se aplica urea a temperaturas mayores de 27 ºC cerca de 1/3 parte de la urea se pierde por volatilización si no es incorporada rápidamente dentro del suelo. Diversos autores encontraron que la urea aplicada en el suelo antes de la rotura de la yema primaveral, se detecta en las hojas dentro de las dos semanas y alcanza la máxima concentración a las tres semanas después de la aplicación. Cuando la estación llega a su final, la planta de arándanos almacenó la mayoría en hojas y brotes jóvenes y recuperó cerca del 32 % del nitrógeno aplicado, mientras que el 15% permaneció en el suelo.

La cantidad de urea aplicada en forma de spray en las hojas puede ser de 4.5-6 kg/ha en 570-760 litros, a fin de corregir las deficiencias de nitrógeno rápidamente.

Por otra parte, autores americanos encontraron que la fertilización por vía foliar no es tan eficiente como las aplicaciones al suelo en las plantas maduras.

Se han recomendado aplicaciones con nitrógeno foliar en años en que el rendimiento del cultivo no alcanza el esperado o cuando por las condiciones de sequía no se logra disolver el fertilizante.

Algunos autores sugieren que excesivas cantidades de amonio pueden acidificar el suelo a un punto tal que se incrementa el aluminio y el magnesio disponible y se podrían alterar los beneficios de la fertilización.

 
b) Fósforo:

Las hojas que tienen deficiencia en este elemento aparecen con una coloración ligeramente púrpura. Cuando los suelos tienen bajos niveles de fósforo, se recomienda aplicar una relación de 34 kg/ha para incrementar producción.

 
c) Potasio:

Una deficiencia de potasio torna los bordes de las hojas de coloración rojiza. La necrosis aparece en las hojas más viejas mientras que la clorosis internerval aparece en los crecimientos jóvenes.

Sobre suelos con bajos niveles de nutrientes, se recomienda agregar 45 kg/ha, para corregir la deficiencia.

La utilización de cloruro de potasio, como fuente de potasio, puede ser tóxico para las plantas, resultando en un daño por frío o reduciendo el tamaño de fruto.

  
d) Magnesio:

Cuando este nutriente esta en deficiencia, los márgenes de las hojas llegan a ser cloróticos mientras que en el centro están verdes.

Esto aparece primero en las hojas viejas. Los síntomas usualmente aparecen durante la maduración de las bayas.

Altos niveles de potasio en el suelo pueden agravar la deficiencia de magnesio.

Si se presentan problemas por deficiencias, se recomienda adicionar 2 % de oxido de magnesio al fertilizante para incrementar la producción.

 
e) Boro:

Los síntomas aparecen rápidamente, primero en los brotes siguiendo por una clorosis en las puntas de las hojas. Se recomienda la aplicación foliar de boro. Es conveniente usar Borax 0.36 kg/100 l o Solubor 0.2 kg/100 l.

 
f) Hierro:

Una planta con deficiencia de hierro muestra clorosis internerval, la cual aparece primero en las hojas jóvenes. En algunos casos las hojas se tornan completamente amarillo limón o marrones.

Suelos con altos niveles de fósforo pueden agravar la deficiencia de hierro.

La disponibilidad de hierro en la planta depende del bajo pH en el suelo, la acidez debería chequearse primero y corregirla si fuera necesario.

Con un pH de 4.5, el hierro contenido en las raíces de los arándanos es 100 veces más alto que el contenido en los brotes.

La presencia de nitrato de amonio aparece esencial para promover el metabolismo del hierro, y si se usa nitrato de amonio como fertilizante se reducen las deficiencias por hierro. Se puede aplicar sulfato ferroso (34% de hierro) 17 kg/ha. Excesivo uso del hierro bajo condiciones de alto pH ( 6,5) restringen el crecimiento de la planta.

  

Recomendaciones de Fertilización:

Las recomendaciones de fertilización varían acorde al suelo y a la ubicación, muchos expertos están de acuerdo en la relación 1-1-1 como mezcla de fertilizantes, tal como 10-10-10. Al menos la mitad del nitrógeno debería ser de la forma orgánica, el cual llega a ser disponible para la planta en el mismo momento. También la fertilización debería contener 2 % de óxido de magnesio.

De todos los elementos esenciales, el nitrógeno es el que da una respuesta mayor a la plantación, mientras adiciona fósforo y potasio que a menudo resultan en pequeñas mejoras en el crecimiento.

Se recomienda la aplicación de nitrógeno solo preferentemente bajo la forma de amonio.

Sin embargo excesivas fertilizaciones reducen rendimiento y se incrementan los daños por heladas.

El sulfato de amonio a menudo es usado cuando el pH esta por encima de 5.2, y la urea cuando esta debajo de 4.6.

Para la construcción de los camellones se recomienda usar cama de pollo a razón de 11.000 –13.500 kg/ha, la cual debería aplicarse tarde en el otoño o muy temprano en la primavera. Los abonos dejan un ligero un residuo alcalino en el suelo por lo que se lo debe monitorear cuidadosamente.

Las plantas nuevas deberían fertilizarse después de que el segundo rebrote haya comenzado. Esto ocurre a menudo pocas semanas después de plantar. Una fertilización temprana causa enrojecimiento de hojas y dilata el comienzo del nuevo crecimiento.

Aplicar el equivalente a 28 gramos de 10-10-10 por arbusto, extendido alrededor de la planta al menos 10 cm, pero no más de 30 cm desde la corona. Se debe incrementar la cantidad de fertilizante aplicado cada año hasta maduración de los arbustos (después de 6 años en el campo) y recibir 0.45 kg por planta, una mitad aplicada al principio de la floración y la otra 5-6 semanas más tarde. En áreas con baja materia orgánica, suelos arenosos con lluvias abundantes, se debería fertilizar más frecuentemente.

Si los arbustos maduros muestran bajo vigor, adicionar una mitad (0.22 kg) por arbusto tarde en el otoño para ser destinados a reservas en las plantas y permitir un rápido crecimiento en la primavera.

Diversos autores reportaron que aplicaciones de urea divididas (mitad aplicadas en la rotura de yemas y la otra mitad a la caída de los pétalos) resultaron en un 10 % de rendimientos más altos que las simples aplicaciones en rotura de yemas, ensayo realizado en la zona de Michigan. 

 

 




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta