El Fertilizante que Viene

artículos
Ing. Agr. PhD. Ricardo Melgar

Argentina por largo tiempo se ha caracterizado por un consumo de fertilizantes demasiado bajo, muy inferior a otros indicadores de su agricultura y sin relación a los rendimientos promedio. En parte este bajo consumo se explica por el hecho que gran parte de su agricultura se realiza confiado en los suelos más ricos del planeta Las pampas"', suelos negros desarrollados bajo praderas. Pero también las condiciones económicas tuvieron su influencia negativa.

Estas condiciones económicas cambiaron dramáticamente a principios de la década, cuando terminaron décadas de inflación endémica, impuestos a la exportación de granos y a la importación de fertilizantes. Y sobre todo predispusieron al sector a realizar una enorme inversión en el sistema de distribución y logística. En gran parte, apoyados por las compañías productoras mas importantes, para mejorar las instalaciones portuarias, el transporte, y el manejo a granel tanto a nivel minorista como a nivel de establecimiento, enfocando la actividad en un negocio orientado al servicio.

Los principales puertos se diseñaron hace muchos años para exportar granos, no convenientemente dispuestos para la importación de fertilizantes. Después de varios años de ineficiencia y varios millones de dólares perdidos, los importadores ahora cuentan con seis terminales importantes de fertilizantes (3 en la zona norte: S. Nicolás, San Lorenzo y Rosario, y otros tres que abastecen la región pampeana sur: dos en Necochea austral y otro en Bahía Blanca.

Los puntos de venta de fertilizantes actuales, orientados al servicio, difieren radicalmente de aquellos que en el pasado tuvieron que enfrentar con la falta de experiencia en el manejo de la urea o el fosfato diamónico. Además de la carencia de maquinaria especifica de aplicación, la inflación complicaba todo. La voluntad y la imaginación dieron sus primeros frutos, incentivando a la industria nacional a fabricar las primeras aplicadores centrífugos y a establecer el canje como el mecanismo principal de transacciones.

El resultado de estos esfuerzos cambió dramáticamente la agricultura argentina impulsado también por hechos conexos en la misma dirección. Además de un excelente escenario de precios en la campaña 1996-97 y tres años consecutivos de un clima excepcionalmente favorable ayudaron a expandir la frontera agrícola. Como resultado puede resumirse el aumento de los rendimientos agrícolas de las principales áreas cultivadas, en especial en trigo y maíz, los cultivos mas fertilizados. Estos aumentos también resultaron a su vez, en un aumento de la producción de granos, en parte por el aumento de rindes mencionados y en parte por una expansión de la tierra agrícola.

Después de la gran inversión internacional en el sector, el modelo norteamericano de venta impactó a toda la cadena de abastecimiento de fertilizantes. Fertiservicios, Ferticampos, o Agroservicios son una realidad para los productores que básicamente resultaron en un aumento de la calidad de servicio. El movimiento y despacho a distancia de los fertilizantes a granel, las mezclas a medida según la recomendación basada en el análisis de suelos y adaptados a las necesidades de sitio, y finalmente las aplicaciones de los mismos con maquinas modernas de gran capacidad.

Los fertilizantes líquidos también crecen espectacularmente desde su introducción en 1995, como una otra estrategia empresaria para modernizar y diversificar el portafolio de productos, y a la vez proveer de una opción tecnológicamente mas adecuada para fertilización de cereales en siembra directa, jaqueados por un balance de nitrógeno menos favorable. El cambio liderado por la mayor empresa decana nacional del rubro, fue seguido por toda la cadena de proveedores del insumo, maquinarias, acopios y distribuidores minoristas.

El nuevo siglo comenzará auspicioso para el productor argentino con relación a la oferta de bienes y servicios del sector de fertilizantes. La nueva fabrica que se construye en Bahía Blanca producirá cerca de 1 millón de toneladas por año de urea granulada, cerca del doble del consumo actual. En julio del 2000 comienza la producción y durante el resto del año, mientras se ponen a punto todos los sistemas, se prevé que la nueva planta pondrá en el mercado entre un 60 y un 70 % de toda la urea que consumirá Argentina. Si se consideran los consumos de urea granulada y perlada la producción abarcará prácticamente el 100 % de sus necesidades. Ante esta abundancia es posible que los precios bajen y se pongan en línea con las necesidades de la empresa de acomodar su producción en el país y no exportarla a un precio vil.

Simultáneamente y por un proceso totalmente diferente, los precios internacionales de los fertilizantes fosfatados, que el país adquiere principalmente de Rusia, Norte de Africa o EEUU, también están bajando de un modo importante. En estos días las cotizaciones orillan unos 40 a 50 $ menos que a comienzos del año. Es posible que al momento de decidir en la próxima siembra de trigo, esa baja de precios también se traslade al comprador, el productor, argentino

Si bien sabemos que no hay perspectivas demasiado entusiastas para los granos, oleaginosas, ni tampoco pronósticos de cambio a la vista, de acuerdo a los hechos relatados, es posible que los términos de intercambio de los cereales y oleaginosos con los fertilizantes mejoren significativamente. De esta manera puede sobrevenir una bonanza temporaria que contribuya a seguir en el proceso de adopción de la tecnología de fertilización y revertir la sangría de nutrientes de los suelos argentinos.

Los precios son un fuerte componente de las decisiones en esta materia, quien lo duda; pero también son importantes las estrategias de mediano plazo y las decisiones no sólo para salvarse en una campaña. Acomodar las practicas pensando en términos de rotaciones, de aumentar la cobertura el volumen de rastrojos y la materia orgánica, ó el nivel de fósforo en el suelo, no son algo que se logra en un solo ciclo de cultivo. Los mejores productores, quizá también como consecuencia del nivel de educación que detentan, vienen pensando mas en lo mediato y adoptaron prácticas conservacionistas hace tiempo. Las mejores relaciones de precios los ayudarán, como también ayuden a los que piensan en los fertilizantes como una inversión de beneficios directos sobre el capital invertido.

Los datos oficiales de la Secretaria de Agricultura indican un aumento de la producción en la ultima década. Utilizando las mismas cifras de la SAGPyA, accesibles en INTERNET, se graficó solamente el aumento de rindes promedio, para maíz y trigo, los cultivos mas fertilizados, discriminando Buenos Aires (que fertiliza los cultivos en mayor proporción) del resto del país. Se indica el aumento del uso promedio de fertilizantes asignando el 80 % de las cantidades importadas solamente de urea + Fosfato mono y diamónico al total del área cultivada de trigo y maíz.

  

  

 




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta