Diagnóstico de la Fertilización Nitrogenada para Sorgo en Entre Ríos

artículos
Pedro Barbagelata, J.M. Pautasso, y Ricardo Melchiori barbagelata.pedro@inta.gob.ar
XXIV Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo. Bahía Blanca, 2014

El sorgo granífero constituye una alternativa de manejo importante para mejorar el balance de carbono del suelo y la productividad del sistema, al permitir un mejor aprovechamiento de los recursos del ambiente y diversificar la producción, comparado a sistemas con predominancia de cultivos de soja de primera (monocultivo).

En la Región Pampeana Norte, el sorgo compite en la rotación con otros cultivos estivales y, por lo general, es implantado en suelos de menor aptitud agrícola o en zonas donde el maíz no es rentable debido a la ocurrencia de sequías durante el período crítico del cultivo, que limitan el rendimiento o le confieren alta inestabilidad al cultivo. Una ventaja importante del sorgo en relación a la soja es su menor exportación de nutrientes del sistema y su mayor aporte de rastrojos. Sin embargo, las bajas producciones obtenidas habitualmente, debidas principalmente a serias limitantes de índole nutricional, no permiten obtener rentabilidad suficientemente para mantener al sorgo en la rotación.

Es necesario conocer los requerimientos nutricionales del cultivo y la oferta del suelo para determinar las necesidades de fertilización. El nitrógeno (N) es el nutriente cuya deficiencia es más frecuente en las regiones sorgueras, lo sigue en orden de importancia el fósforo (P) y en los últimos años se han comprobado deficiencias de azufre (S) en algunas áreas agrícolas del país.

La decisión acerca del manejo de la fertilización debe tomarse a partir de metodologías de diagnóstico locales actualizadas. Esto implica conocer las necesidades nutricionales para alcanzar un rendimiento objetivo y la capacidad del suelo de proveer esos nutrientes en la cantidad y el momento adecuado. En nuestro país existe información actualizada sobre los requerimientos y extracción en grano de los macronutrientes N, P y S. Utilizando esta información generada en los últimos años, estos autores establecieron valores de referencia de absorción de 30 kg de N y de extracción de 20 kg de N por tonelada de grano producida, respectivamente.

En nuestro país existen antecedentes donde se han registrado respuestas positivas al agregado de N en algunas regiones. A pesar de ello, la información local acerca de métodos de diagnóstico de fertilidad nitrogenada es aún escasa. En experiencias en la zona central de Santa Fe se evaluó el nivel de N disponible a la siembra (suelo + fertilizante) hasta los 0,6 m de profundidad, encontrando una buena asociación entre la oferta inicial de N y el nivel de rendimiento logrado. Sin embargo, dicha herramienta no ha sido validada en otras zonas productivas. El objetivo de este trabajo fue evaluar la respuesta del cultivo de sorgo a la fertilización con N en distintos ambientes de Entre Ríos y establecer la relación entre el rendimiento de sorgo y el N disponible (N del suelo + N del fertilizante).

¿Cómo se condujo esta investigación?

En el 2011 se condujeron 14 ensayos de fertilización nitrogenada en lotes de producción de sorgo en siembra directa, en los departamentos La Paz, Federal, Paraná, Diamante, Victoria y Gualeguaychú, con diferentes situaciones de historias de manejo previo y cultivos antecesores.

Luego de la emergencia de los cultivos sorgo, antes la aplicación del nitrógeno, se determinó en cada sitio, el contenido de nitratos (N-NO3) en el suelo hasta 0,6 m de profundidad en capas de 0,2 m.

Los tratamientos evaluados fueron cinco niveles de N (0, 40, 80, 120 y 160 kg N /ha), aplicados como urea en cobertura en estadios tempranos, entre V3 y V6. El fósforo no fue limitante porque el suelo tenía suficiente o se fertilizó cuando fue necesario.

Se computó el N disponible (Nd) como la suma del contenido de N-NO3- en el suelo hasta 0,6 m de profundidad (Ns) más el N de fertilizante (Nf) aplicado (Nd = Ns + Nf). Para el cálculo del contenido en kg/ha de N-NO3- en todos los casos se utilizaron valores medios de densidad aparente del suelo de 1,20 g /cm3 para las tres profundidades analizadas.

Los rendimientos de grano fueron evaluados mediante cosecha manual de 10 m de dos surcos centrales de cada parcela, desgranándose las panojas con trilladora fija ajustando el rendimiento a 13,5% de humedad. Los rendimientos relativos (RR), se calcularon con referencia al rendimiento alcanzado con la dosis mayor de N de cada ensayo.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

¿Cuáles fueron los resultados de rendimientos, niveles de N en el suelo y respuestas al N aplicado en la red de ensayos?

El rendimiento de sorgo sin fertilizar varió entre 34 y 83 q/ha, mientras que el promedio alcanzado con la máxima dosis de N fue de 66q/ha, (44 a 100q/ha).

Los niveles de N-NO3- al momento del muestreo (V3-V6) fueron de 79 kg/ha, (41-109 kg /ha) en el perfil 0-60 cm, y de 34 kg /ha (16-53 kg/ha) en la capa superior (0-20 cm).

En el análisis conjunto de los sitios evaluados se determinaron respuestas significativas a la aplicación de N. Las respuestas medias fueron de 611, 985, 1227 y 1338 kg ha-1 para las dosis de 40, 80, 120 y 160 kg de N/ha, respectivamente.

Las eficiencias agronómicas del uso del N (EUN) fueron de 15, 12, 10 y 8 kg de grano /kg de N para las dosis de 40, 80, 120 y 160 kg de N /ha, respectivamente. Considerando estas respuestas promedio y los valores actuales de grano (US $ 0,12) y de N-urea ($ 1,13) solo las dosis de 40 y 80 kg/ha serian rentables ($ 0,12 * 15 = $ 1,8; $ 0,12* 12 = $ 1,2 > $ 1,13), destacándose por lo tanto el valor de la investigación que indica la necesidad de tener el análisis de suelo para decidir una fertilización.

¿Qué relación hubo entre las respuestas y los niveles de nitratos en el suelo?

El RR se relacionó significativamente con el Nd en V3-V6 (Ns + Nf). Esta relación se ajustó a un modelo que estableció un límite de 154 kg de Nd /ha, por encima del cual no se registrarían aumentos del RR (Figura 1). Este umbral de respuesta establecido en el conjunto de las observaciones está dentro del rango de 114 a 174 kg Nd ha-1, informado para el norte bonaerense y es algo superior a los 130 kg/ha Nd que posibilitó alcanzar rendimientos de sorgo de 8-10 t /ha en la zona central de Santa Fe.

Dado los valores promedio de N-NO3 en el perfil 0-60 cm de 79 kg /ha el máximo rendimiento estaría en los 75 kg de N/ha aplicado (75+79 = 154 kg/ha). Sin embargo, un cultivo que tenga 100 kg/ha de N-NO3 entre V3 y V6 solo sería rentable una dosis de 54 kg/ha.

¿Pueden inferirse conclusiones similares muestreándose solamente los primeros 20 cm?

La determinación del contenido de N-NO3- hasta 0,6 m de profundidad no es una práctica habitual en la región, y significa un esfuerzo adicional importante debido a la presencia de frecuente de capas densas en el subsuelo. Los niveles de N-NO3- determinados en el perfil hasta 60 cm, se asociaron estrechamente con los contenidos de la capa superior (0 a 20cm), siendo la relación igual a 1,74 veces el valor de la capa superior, o bien el 57 % del valor de la capa superior.

Esta relación es algo diferente de la encontrada por el Dr. Alvarez para los suelos pampeanos de la región norte igual al 63 %, o del 42 % para suelos de la región semiárida, indicativa de los distintos suelos considerados en los muestreos.

La existencia de esta estrecha relación entre el contenido de nitratos en los estratos superior (0-20 cm) y del perfil completo (0-60 cm) sugiere la conveniencia de hacer el diagnóstico considerando una profundidad de muestreo de solo 20cm.

¿Cuándo sería conveniente fertilizar el sorgo basándose en el análisis de suelo?

El análisis de la relación éntrelos rendimientos relativos y el N disponible en los primeros 20 cm del conjunto de observaciones, permitió ajustar un modelo similar al descripto anteriormente (Figura 1), indicándose la recomendación de fertilización a partir de los 127 kg de Nd/ha.

Dado la media de N-NO3 en los primeros 20 cm, de 34 kg/ha en este conjunto de ensayos, indicaría sin embargo una respuesta a una dosis mayor a la encontrada con el modelo anterior. En efecto, los 93 kg/ha (127 = 93 + 34), no serían rentable a los precios actuales. No obstante la simplificación operativa del método al muestrear una menor profundidad y el ajuste similar al obtenido anteriormente, la recomendación de fertilización debería ser algo más conservadora, pero considerando los niveles de N usado en sorgo en Entre rios, que varían entre 29 y 63 kg de N para los niveles tecnológicos medio y alto, serían muy pocos los casos que orillen situaciones no rentables.

Figura 1. Relación entre el rendimiento relativo del sorgo y el nitrógeno disponible (N-NO3 - (0-20 cm) + N de fertilizante) en Entre Ríos. 

Los resultados obtenidos contribuyen al objetivo de incrementar la eficiencia de uso de los fertilizantes nitrogenados, reduciendo el riesgo de contaminación de aguas superficiales y sub-superficiales y mejorando la rentabilidad del cultivo de sorgo. Si bien las condiciones productivas en las que se evaluaron estos ensayos fueron diversas, es necesario validar la generalización y robustez de este modelo en años climáticos contrastantes.

CONCLUSIÓN

Como corolario final el trabajo confirma la respuesta generalizada del sorgo a la fertilización nitrogenada, que varía sin embargo con el nivel de n disponible en el suelo. Los datos indican que se debería recomendar efectivamente con respuestas rentables hasta los 127 kg si se consideran muestreos de suelo de los primeros 20 cm o de 154 kg/ha si se toman el perfil explorado pro las raíces de 60 cm de profundidad. A partir delos cuales no se obtendrían aumentos adicionales de rendimientos

  




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta